lunes, 31 de enero de 2011

La descomposición del PSOE

Aunque sea un tema manido y requeté sobado por los medios de comunicación, para una noticia gozosa que en este país que es España está ocurriendo, no puedo dejar de darme el gustazo de comentarla desde mi blog. Se trata de la descomposición o debacle del PSOE.
Las encuestas de medios afines al régimen socialista y enemigos del mismo, dan como vencedor en casi toda España al PP de Mariano Rajoy, tanto a nivel regional en las Municipales de mayo como a nivel nacional en las Generales del año que viene.
El baile de sillas ha comenzado y todos los gerifaltes socialistas o barones, no se muerden la lengua a la hora de hablar de la sucesión de un Zapatero noqueado, contra las cuerdas o tablas, según usemos símil pugilístico o taurino.
Pero hasta el rabo todo es toro y el combate no termina hasta que uno de los boxeadores besa la lona y el árbitro le obliga a abandonar.
Si el caudillo andaluz Chaves hablaba el otro día en pasado de Zapatero y el heredero del bellotari López Vara decía que sus tres candidatos al trono presidencial eran Alfredo, Pérez y Rubalcaba, este fin de semana en Zaragoza, en una de esas convenciones de partido a las que tan acostumbrados nos tienen PP y PSOE, el moribundo Zapatero sacaba pecho y levantando la voz decía que él es el candidato y pedía a los de su partido que dejasen de hablar del futuro del PSOE y se centrasen en España y sus problemas.
Allí no faltaba ni uno solo de los líderes sociatas, incluido el Rasputín cántabro y futurible Pérez Rubalcaba, aunque nadie le viese, ya que el cámara que rodaba el simposio tuvo la delicadeza, o la mala uva, de no enfocar sus barbas ni una sola vez.
Zapatero está herido, pero no muerto. No olvidemos que a lo largo de sus 6 años de mandato se ha encargado de moldear un PSOE a su medida y ha ido dejando por el camino cadáveres políticos de peso, como Solbes, Caldera o Jordi Sevilla.
Con algunos lo intentó, como con Tomás Gómez, pero en un momento de debilidad que no le permitió pegar una puñalada certera al ex alcalde de Parla.
El PSOE presume mucho de primarias, de democracia interna, pero cuando se cuecen habas gordas, judiones de La Granja, comienza la noche de cuchillos largos como en cualquier otro partido y el dedazo es el sistema de asignación de candidatos.
Zapatero tiene de su parte a inútiles como Blanco, Leire Pajín, Bibiana Aído por el lobby feminista o Zerolo por el de bujarrillas de salón. Personas todas ellas sin estudios ni formación suficientes para llegar a ser concejales en un pueblo de cien habitantes de la Mancha profunda.
Zapatero se ha cargado España y ahora quiere que se hable de ella y no de su sucesión. Ya existe un plan secreto, aunque a voces, para despeñarle barranco abajo si en las Municipales sucede lo que todo el mundo piensa y las encuestas avalan. Se llevará a cabo la maniobra soterrada o el tongo democrático de cambiar un presidente por otro sin antes pasar por las urnas.
La obsesión de Zapatero se llama Aznar. Según ellos el peor presidente de la democracia, pero que aguantó sin problemas sus dos legislaturas hasta que alguien se encargó de volar por los aires unos cercanías en Atocha y de paso la mayoría absoluta del PP de Mariano.
Ya vimos como Aznar se sentó en la comisión del 11M unas ocho horas sin levantarse ni para ir al baño, pero Zapatero, que es muy rojo y arrogante, le superó en una o dos horas más.
Dicen que el PSOE tiene banquillo suficiente para remontar el vuelo, yo no lo veo, francamente.
Hablan de Rubalcaba como el Mesías que les hará ganar las terceras generales seguidas, pero no olvidemos que este sujeto es el héroe del 13M, el que violó la jornada de reflexión, también fue el portavoz de los GAL en los estertores del felipismo, sin olvidarnos que, ya con Zapatero, es el principal responsable de los escándalos del chivatazo del Bar Faisán, de SITEL, de la verificación del desarme de ETA en la tregua trampa o de las aperturas de telediarios con miembros del PP entrando en una lechera de la Guardia Civil esposados.
Dicen de él que será una especie de regente, si se presentara en 2012 y además ganara, hasta que un político joven como Carmen Chacón tomase las riendas del PSOE más adelante.
Con este panorama, no me extraña que a ZP le dé por hablar de España, aunque sea una España en ruinas, con casi 5 millones de parados y con los jóvenes brillantes haciendo las maletas para irse a Alemania o a otro punto de Europa y así poder vivir de su trabajo. Igualito igualito que con Franco.
Yo prefiero hablar del PSOE, de su autodestrucción y de sus puñaladas internas.
España me duele en el alma, pero la política cainita de los socialistas me hace disfrutar y eso que la función no acaba sino de empezar.
Esperemos a ver qué pasa.

jueves, 13 de enero de 2011

El Imperio de la no Ley

No sé donde he leído o escuchado, quizás en ningún sitio y solo sea sentido común, que un Estado debe garantizar el cumplimiento de la Ley y someterse a su vez a ella.
Ningún ciudadano puede estar al margen de las leyes de su país, todos somos iguales ante la Justicia y las personas con un cargo público deben ser las primeras en cumplir a rajatabla los cánones establecidos.
En España está de moda todo lo contrario, incluso se chulea o se farda en público de pasarse las leyes y las sentencias por el arco del triunfo.
Nuestros políticos juran o prometen guardar y hacer guardar la Constitución ante el Rey y al salir por la puerta del regio salón se carcajean en nuestra cara.
Yo opto, visto lo visto, por que cambien el acto de juramento y metan un ejemplar de la Carta Magna en un orinal o bacinilla de oro para que cada ministro, juez, gerifalte o carguillo de marras en vez de jurar o prometer, vaya giñando u orinando sobre el papelote según su conciencia le permita.
Mientras el Gobierno va endureciendo las leyes para con la ciudadanía, prohibiéndoles fumar en bares, restaurantes y sitios de guardar, excepto toros y fútbol por si a nuestros representantes les da por estar en el palco o en la barrera con un puro veguero, mientras que a nuestros niños no les dejan comer bollos ni ganchitos en los recreos, mientras prohíben a los comerciantes catalanes rotular sus negocios en el idioma que les plazca, mientras en el Burger no podemos pedir la XXL pero si 20 hamburguesas talla 34 del Zara, o mientras prepara la Pajín una ley contra

la humillación que puede multarnos a todos los que hablamos rudamente como
Cela o como Pedro Navaja, ellos hacen lo que les sale de sus partes, no digo cojones por si queda sexista y se me cae el pelo.
Los partidos políticos desde casi el nacimiento de la democracia, desembarcaron en el poder judicial repartiéndose una cuota de jueces según tengan los magistrados el carnet en la boca del PSOE, del PP o según calen txapela o barretina.
Aún estamos escandalizados tras la sentencia parida o defecada por el Tribunal Constitucional presidido por María Emilia Casas después de 4 años de deliberaciones cuando a la señora le da por hablar en su último día de cargo.
Saca pecho la tía y nos dice que los políticos dan asco porque no han renovado antes el tribunal, cuando fue ella la que no quería renovar el mismo porque los jueces progres se quedaban en minoría. Habla de meritocracia y de separación de poderes la misma que aguantó estoicamente el día de las Fuerzas Armadas de hace unos años la riña de la ex vice Vogue, Teresa de la Vega por la polémica sentencia del Estatut catalán que era anticonstitucional hasta el rabo, de cerdo, porque los toros en Cataluña están prohibidos.
Aún habiendo parido un aborto de sentencia, la Generalitat Catalana no piensa modificar ni un punto de su Estatut, como tampoco está por la labor de acatar la sentencia de otro tribunal, esta vez el Supremo, que insta al gobierno de aquella región española de garantizar que la lengua vehicular en Cataluña sea también el castellano, no exclusivamente el catalán.
El suizo Mas, suizo por lo de las cuentas secretas de su padre, dice que hará lo que le salga del miembro, o de la miembra (de nuevo me preocupo por la igualdad), y Gabilondo, el hermano del defenestrado locutor de CNN+, de la Ser y conocido por aquello de recomendar a ZP tensión y crispación, dice que es la Generalidad la que tiene que decidir cual es la lengua vehicular en materia educativa. Casi sería mejor mandar el sueldo a casa a este personajillo y al menos no vemos su desagradable jeta en los telediarios.
El Gobierno aunque tenga mecanismos para hacer cumplir la ley no quiere cumplirla, ahora me viene a la cabeza los ayuntamientos batasunos, 42 nada menos. Y es que el tema del terrorismo vasco va a dar mucho que hablar.
Los mismos personajes en las mismas situaciones: ZP, RuGALcaba y ETA.

Parece el título de aquella película porno del Potro de Vallecas: El Poli, el Lama y las que los lamen, pero maldita gracia que nos hace a l
os que tenemos asco a los pistoleros de la ETA.
El PSOE está noqueado y buscará como sea un enjuague político, un apaño más o menos vistoso para hacernos creer que Batasuna ha cambiado, que Otegui, aunque en la cárcel, sigue siendo un hombre de paz como Ghandi y no tenemos ninguna duda de que ETA renovará actas en los ayuntamientos vascos y que el tripartito vasco está más cerca que nunca en cuanto pasen los comicios municipales.
El Gobierno del PSOE, lejos de hacer cumplir la ley, se siente más a gusto con los que viven fuera de ella.
¡Bienvenidos al Imperio de la No Ley (para ellos)!

viernes, 7 de enero de 2011

A vueltas con Cascos

Es difícil analizar lo que ha sucedido en el PP de Asturias.
A muchos militantes populares de aquella región de España les sonaba a música celestial que se presentara Cascos a las elecciones regionales encabezando las listas del PP.
Hablando con militantes asturianos te das cuenta que allí la política apesta, quizás algo más que en el resto de España. Cada partido tiene allí su porción de poder y son continuos los tejemanejes y contubernios entre PP y PSOE.
De hecho el PP de Asturias actual nunca soñó con ganar las elecciones, ni siquiera lo pretendió alguna vez. Acomodados todos, con su cargo, su sueldo y su escasa responsabilidad, los altos dirigentes del PP asturiano son como Pedro Munitis en su paso por el Real Madrid: 500 millones de pesetas anuales por estar sentado en el cómodo banquillo marca Sparco del Santiago Bernabeu. Cobrar por ver, oír y callar.
Pero llegó Cascos, ese temido político mano derecha de Aznar con cara de perro de presa y al que jamás se le ha visto sonreír. Llegó amenazando tormenta, como una galerna cantábrica y los pijines de Oviedo y los de Gijón temieron por su chiringuito y como hacen los mediocres y los estúpidos, se pusieron a insultar al histórico dirigente popular.
Sexagenario era el más flojo de los calificativos, llegando incluso a calificar a Cascos de terrorista callejero. Claro está, Cascos denunció a la jerarquía nacional del PP estos insultos recibiendo la callada por respuesta.
Mariano Rajoy, en su línea de vileza y en su eterno caminar de perfil sin posicionarse jamás a las claras con unos u otros, prometió a Cascos un congreso extraordinario para designar candidato, pero al final todos sabemos lo que pasó: puñalada trapera y a otra cosa mariposa.
La reacción de Cascos es la esperada de una persona temperamental como él. Si se me traiciona, me marcho del partido y además voy a ir a por vosotros.
Está claro que Cascos es un político que no cabe en el nuevo PP de tibios y amanerados. No le quedan bien los trajes, no habla bajito como Pons, ni parece una presentadora de telediario como Cospedal, ni siquiera es un perdedor nato como Javier Arenas.
Cascos ha hecho lo único que puede hacer una persona con dignidad y principios cuando se le traiciona: seguir los pasos de Ortega Lara, de Pizarro o de María San Gil.
Es difícil de analizar, como decía al inicio, que puede pasar por la cabeza de un líder como Rajoy, con encuestas en la mano que dan como favorito a Cascos en las elecciones y a su PP una histórica mayoría absoluta, para desahuciar de esa manera al que puede darte la victoria electoral. Mariano se ha hecho el harakiri político y es consciente de ello. Es torpe hasta la saciedad y muchos militantes del PP estamos hartos de su dedazo y de su indolencia.
n sin la maquinaria del PP y su marca, las encuestas de El Mundo siguen dando como vencedor a Cascos y a una hipotética formación liderada por él, mientras que al PP de una desconocida Pérez Espinosa le vaticinan un descalabro apoteósico.
Pienso que es la hora de copiar lo único bueno que tiene el PSOE: el proceso de primarias.
Si en Asturias se hubieran celebrado elecciones internas, igual hubiera ganado Cascos, igual no. En el caso de ganar, sería el cabeza de lista para las elecciones regionales, en caso de perder, carecería de autoridad moral para marcharse del PP dando un portazo como ha hecho.
Una cosa es predicar y otra muy distinta dar trigo. No se puede presumir de democracia si de puertas para adentro, en tu propia casa, sigue vigente el ordena y mando.