martes, 2 de junio de 2015

¿Par o Impar?

¡Hagan juego, señores! ¿Par o impar? Ante una mesa de casino siempre te asalta esta duda, pues existen el 50% de posibilidades de perder lo jugado (quizás más, no sé ahora cómo se valora el cero).

Ojala tuviera todo tan claro como que el líder de Inpar, le dará la alcaldía a su archi enemiga Cristina Moreno con el pretexto de que Aranjuez ha dicho alto y claro que no quiere un gobierno del Partido Popular.

¿Par o impar? ¿Y qué más da? ¿Qué le importa a un tipo como Panadero traicionar a sus afiliados y volver al PSOE por la puerta de atrás?

¿Dignidad? ¿Memoria? ¿Qué es eso en un sindicalista acostumbrado a cientos de ERES en los que tras dar la palmada en la espalda al trabajador despedido su sindicato cobra su porcentaje?

Este señor que ha estado 17 años liberado y cuyo sustento hemos pagado con nuestros impuestos  todos los ribereños (unos 70.000 euros), es ahora la llave del gobierno en Aranjuez.


El que a los ojos del PSOE era antes del 24M un traidor y un cobarde por irse del partido tras haber perdido unas primarias democráticas, ahora es el hijo pródigo que debe volver con todos los honores. ¡Hosanna! ¡Hosanna!

Para Panadero, que salió sin pena ni gloria de la UGT (o le echaron dicen algunos ex camaradas) no ha aguantado ni dos años trabajando en su puesto en el Ayuntamiento, pues no es lo mismo vivir del sudor de tu frente que del de enfrente.

Por tanto, ni corto ni perezoso, tras no hacerse con las riendas del PSOE ribereño y haber acusado a voz en grito a los miembros de su ex partido de trucar las primarias con afiliaciones masivas o negándole el listado de afiliados, va y se nos hace un independiente, un InPar.

O como dice José Luis Moreno, de los nones. Para el caso el juego es lo de menos: Par o Impar, Pares o nones... Siempre gana Panadero.

Ahora se dedica a lo suyo, a amedrentar, pensando que aún tiene 20 años y su piquete recorre Aranjuez “informando” a los que se atrevían a ejercer su derecho al trabajo a la par que él ejercía su derecho a huelga... remunerada.

Le dio por meterse con Pilar Quintana en la noche electoral, llamándola de todo y siendo incluso apartado por la Policía para que el machote no llegara a mayores.

Esto mismo lo viví yo en mis propias carnes hace unos años, ya que el demócrata de marras, entró en un Pleno un poco nervioso, afectado y empezó a vocear interrumpiendo el transcurso normal de aquella sesión.

Yo le miré, como todo el mundo y esto sucedió:
-         ¿Tú qué miras, gilipollas? A mí no me retes con la mirada… ¡que por muy concejal que seas te pego dos ostias!
-         Ven aquí y me las pegas. – respondí.

Pero ni vino, ni me las pegó.

Hoy, en Twitter, se ha enredado en una polémica conmigo, diciendo que los del PP no nos subíamos a las escaleras para poner pancartas. Supongo que él tampoco, por razones obvias y gravitatorias.

- “¿Dónde vas a ir tú ahora? ¿Qué vas a hacer tan joven?” – preguntaba pensando que como él, los demás no tenemos vida fuera de la política o del sindicato, es decir, ni oficio ni beneficio.

Sepa usted, señor Panadero, que algunos llevamos trabajando toda la vida sin amedrentar a nadie y sin utilizar sus formas llamémoslas… ásperas, por ser suaves (otra contradicción, otra vez par o impar).

Sepa también, que la empresa privada existe, aunque usted haya recorrido apenas 3 en su dilatada vida profesional, y que es la empresa privada, sobre todo las PYMES y autónomos los que generan la mayoría del empleo en España, aunque usted y el resto como usted se hayan dedicado a satanizar y machacar desde su carca-sindicato y desde su carca-ideario a los empresarios de este país condenándonos a una tasa de paro atroz en la época de ZParo.

Usted ya no asusta, representa el pasado, es un dinosaurio a extinguir, ya no es nadie. Mañana dice que se reunirá con María José Martínez y le enseñará mis comentarios en Twitter como dando a entender que pedirá mi cabeza si MJ quisiera un pacto con usted. Goce usted de ese rato de poder, de ese instante que se ha ganado engañando a unos cientos de ribereños que pensaban que votaban algo diferente a ese PSOE del que formó parte y que es responsable de una herencia ruinosa para nuestra ciudad.

Eso es lo que votará el día 13 de junio, una liberación y más ruina para Aranjuez.

A mí me da igual lo que diga de mí, señor Panadero. Yo no voy del sindicato al partido y del partido al sindicato utilizando descaradamente las puertas giratorias que a tantos de ustedes les han permitido vivir holgadamente y con el esfuerzo justito.

Al igual que he dicho antes, la dignidad, si la conoce, es un bien preciado y no jugarla a par o impar, ni empeñarla en manos de un prestamista al cual le da igual Juana que su hermana con tal de vivir de la política.

Hagan juego, señores, a que el día 13 de junio el señor Panadero apoyará y aplaudirá a la nueva Alcaldesa y ex jefa, Cristina Moreno, aunque tenga que tragarse una cosa amarga que se llama dignidad y ciscarse en la confianza que sus votantes han depositado en su partido.



No hay comentarios: